Tanto en el mercado primario como en el secundario, las casas de valores serán los únicos intermediarios autorizados para ofrecer al público directamente los valores de renta fija o variable, de conformidad con las normas previstas en la Ley de Mercado de Valores y las Resoluciones que expida la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera.

Así mismo, los valores de renta variable inscritos en las bolsas de valores deben comprarse y venderse únicamente en el mercado bursátil, a través de las casas de valores, salvo las excepciones de Ley.